Claves del conflicto Taxi-VTC

Aunque nadie lo recuerde o no lo quiera decir, las VTC siempre han existido. No tienen nada que ver con UBER y CABIFY, ni por el tipo de clientes, ni por la calidad del servicio, ni por las condiciones de trabajo de los conductores, ni por el tipo de coches que emplean que son de alta gama, ni, por supuesto, por la finalidad del servicio.

Su trabajo se caracteriza por la discreción. No recogen a los clientes ni en las paradas de taxi ni en las calles. Sus tarifas están a disposición de los usuarios. No ejercen ningún tipo de competencia desleal al taxi ya que ocupan un nicho complementario.

Las VTC tradicionales poseen tarifas, no como Uber y Cabify, que jan el precio en cada momento y circunstancia con el cliente.

UBER Y CABIFY son aplicaciones, no empresas de coches. Y actúan como “emisoras” de taxi y se quedan con el 25% de cada carrera. ¿Quién hay detrás de ellas? BBVA, GOLDMAN SACHS, FONDO PÚBLICO DE INVERSIÓN DE ARABIA SAUDI, etc.

En diciembre del año 2009 fue aprobada por el Congreso de Diputados la ley que se conoce como Ley Ómnibus para adaptar la legislación española a la directiva BOLKESTEIN.

La directiva BOLKESTEIN APARTA, EXPRESAMENTE, AL TAXI DE ESE NUEVO RÉGIMEN DE LA LIBERTAD DE MERCADO.

La ley Ómnibus: TAXI

  1. La regulación del taxi es una competencia municipal y autonómica
  2. No afecta a las licencias. Los ayuntamientos son los propietarios de las licencias, lo que el taxista compra es la explotación de la misma. Esta comprando un puesto de trabajo, es decir, son emprendedores.
  3. No afecta a las tarifas. Se mantienen los precios urbanos e interurbanos.
  4. No afecta a las autorizaciones para el transporte interurbano, es decir, un taxi con licencia de un municipio no puede coger clientes en otro municipio diferente al que le ha otorgado la licencia.

La Ley Ómnibus: VTC

  1. El alquiler de coche con conductor es un servicio distinto al del taxi.
  2. Este tipo de servicio seguirá sin tener los precios regulados.
  3. Tampoco podrán recoger clientes ni en las paradas de taxi ni por la calle.
  4. Se liberalizó las VTC. Aquí empezó el negocio. De facto, se anuló la proporción 1 VTC/30 TAXIS.

El ministerio de Fomento emitió autorizaciones de VTC de forma indiscriminada a 36 €. Hoy en día no se sabe la cantidad exacta. Éstas están, básicamente, en manos de fondos de inversión, de grandes corporaciones, de políticos y de hijos de políticos. Algunas de las VTC ya han sido revendidas a precios que oscilan entre los 25.000 y 50.000 euros (según El Con dencial la empresa AURO NEW TRANSPORT CONCEPT vendió 600 VTC a Cabify por 20 millones de euros).

Hay una simple conclusión: Se quiere liberalizar el sector del taxi y competir con el taxi, pero sin tener que soportar las regularizaciones que tienen los taxistas. Todo basándose en la teoría
del neoliberalismo, ya que, como este sector es un buen negocio, alguien ha decidido quedárselo. Un monopolio en manos de unos cuantos que serán los que decidirán qué tarifas se pagarán, qué tipo de contratos se establecerán para los trabajadores, qué cobrarán y qué impuestos pagarán y dónde lo harán (las VTC pagan un 30% de sus impuestos en paraísos scales, así que, ¿cuánta riqueza generarán en los países que operan?).

Lo que está ocurriendo en el sector del taxi es un reflejo de la sociedad en la que vivimos, en la que impera la LEY DEL MAS FUERTE Y LA DE TODO VALE, por encima de las administraciones, de las leyes y de la soberanía del pueblo. La burla es total. Presunta- mente las leyes y las regularizaciones que existen se han convertido en papel mojado. Si seguimos miran- do hacia otro lado después no nos quejemos de lo que puede pasar en cualquier otro sector de la economía, cuando los buitres vean que hay NEGOCIO no tardarán en tirarse encima.

Un ejemplo clarificador es el de la ciudad de San Fran- cisco, hay 16000 VTC frente a 2.000 taxis. ¿Cómo lo han conseguido? haciendo DUMPING, es decir, bajan los precios para eliminar la competencia y quedarse con el mercado para luego subirlos a su antojo. Por ejemplo, cuando llueve o hay algún evento en la ciudad (dígase un congreso o un concierto) pueden llegar a duplicar, triplicar o cuadriplicar las tarifas… Algo que los taxistas de la ciudad no pueden hacer ya que sus tarifas están reguladas. Como curiosidad, el creador de Uber aparece en la revista Forbes, entre los 46 millonarios menores de 40 años. (Según el Digital Sevilla en España 8 personas poseen el 80% de las VTC)

La primera huelga del taxi empezó el 25 de julio de 2018. Ocuparon la Gran Vía. El motivo fue la suspensión, por parte del TSJC, del reglamento del AMT a petición del gobierno central. Fue una semana sin taxis. Casi todos ellos son autónomos, pero hicieron la huelga aun sabiendo que los más damnificados son ellos.

El 28 de septiembre se consiguió que el Gobierno Central cediera las competencias a las Comunidades Autónomas y a los ayuntamientos para que puedan regular las empresas que trabajan con autorizaciones VTC.

En enero de 2019 los taxistas volvieron a la huelga ocupando la Gran Vía. El motivo fue que el primer borrador de la Generalitat no contemplaba el tiempo de petición anticipada. Los taxistas querían que, al menos, fuera de seis horas (en un primer momento se dijo 24h). En el proyecto definitivo se ha establecido un tiempo de demora de 15 minutos, pero los ayuntamientos están facultados para aumentar hasta una hora.

Hoy, el sector del taxi sigue en lucha. Cuando Uber y Cabify dijo que se iban de Barcelona, sabíamos que nos estaban engañando. No han tardado mucho en volver. Tampoco tienen miedo a ser sancionados. Posiblemente es lo que están buscando para que, así, algún juez pueda suspender cautelarmente el decreto que restringe la actividad de su sector.

Esperaremos a ver qué sucede con la demanda que la Plataforma Integral del Taxi (PIT) presentará contra las VTC por competencia desleal .

Todos entendemos que una enfermera no puede ejercer de médico, un oculista no puede actuar como un oftalmólogo, una parafarmacia no puede vender medicamentos. Entonces… ¿por qué no entendemos que las VTC no pueden realizar el trabajo del taxi?

Tal y como dice Elpidio Silva “la licencia VTC no faculta para operar en trayectos urbanos, con origen y destino en la misma ciudad, tan solo les permiten hacer viajes entre Comunidades Autónomas”.

 

Elena Jiménez y Carlos Alonso Santiago

// La Vanguardia (Elpidio Silva) // www.elconfidencial.com // htps://digitalsevilla.com // www.elcomercio.es // El Español // www.lainformacion.com // www.20minutos.es //elpais.com/ economía/2019/01/22

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *