Entradas

Taller preventivo de fisioterapia sobre dolores lumbares

Con consejos y ejercicios se tomó conciencia de todo lo que los conductores profesionales pueden hacer para prevenir el dolor lumbar.

La postura es el reflejo de nuestro estado anímico y el resultado de nuestros hábitos, ya que todo eso influye en cómo se repartirá nuestro tono muscular. Una mala postura conduciendo de manera prolongada puede ocasionar grandes problemas en un futuro, entre las más frecuentes la lumbalgia, la cual ocupa el 50’9% de las quejas por dolores en Cataluña.

Con el propósito de ayudar a prevenir este alto porcentaje de dolor lumbar que se da en el sector de los conductores profesionales (taxistas, conductores de autobuses y camiones, etc.), el pasado 23 de noviembre de 2015, tuvo lugar el “Taller preventivo de fisioterapia sobre los dolores lumbares”. Durante dicho taller, cuatro estudiantes del último curso de los estudios de Fisioterapia de la Facultad de Ciencias de la Salud Blanquerna-URL, explicaron los motivos más frecuentes por los que suelen aparecer los dolores lumbares al permanecer sentado estáticamente durante muchas horas, así como qué modalidades de ejercicios se deberían practicar para evitar estas molestias.

Los ejercicios propuestos en el taller fueron previamente contrastados científicamente en relación a su eficacia. Como se comentó durante la sesión, una buena propuesta de ejercicios debe incluir ejercicios de potenciación muscular, incidiendo en la musculatura lumbar y abdominal, y ejercicios de estiramiento o stretching. Estos últimos permitirán la relajación de la espalda y de toda la cadena posterior del cuerpo en general y la elastificación de las zonas sometidas a mayor tensión durante la jornada.

Durante el taller también se recordó que una buena colocación de los elementos que nos ofrece el vehículo disminuye notablemente la probabilidad de aparición de dolores y lesiones. Por ejemplo, podemos evitar el acortamiento de la musculatura isquiotibial colocando el asiento del conductor a una distancia ligeramente superior para que las rodillas no estén tan flexionadas.

Por último se dieron consejos ergonómicos y consejos para evitar la aparición de dolores en el hombro evitando los movimientos repetitivos a la hora de cobrar o ponerse el cinturón por ejemplo.

Queremos darle las gracias a Incrementa y a María José Raya López por hacer posible este taller y facilitarnos la ayuda necesaria para su realización. Esperamos que haya representado una ayuda para todas aquellas personas que pasan horas al volante.

// Q. Lecarpentier, T. Oliva, F. Rosa, O. Vila

Taller de defensa personal

Incrementa organizó un taller dirigido a clientas y alumnas de las Escoles de Taxi de Lesseps, Badalona y Hospitalet

Hoy en día, por desgracia, aprender a defenderse en situaciones reales agresivas ya no es solamente una actividad interesante, sino prácticamente una necesidad. En el caso de las mujeres, lamentablemente, esta necesidad aún resulta más acuciante.

El dotarse de un sistema eficaz de Defensa Personal puede suponer, ni más ni menos, que el salvaguardar la propia integridad física en cualquier situación de peligro.
En Incrementa realizamos el pasado mes de noviembre un interesantísimo Taller de Defensa Personal Femenina, dirigido a nuestras clientas y alumnas de las Escoles de taxi de Lesseps, Badalona y Hospitalet.

El taller se compuso de una primera parte teórica, donde nuestras chicas tomaron buena nota de cómo evitar situaciones que pueden provocar peligro. Además, aprendieron a identificar situaciones de riesgo elevado, así como a distinguir elementos de defensa personal, legales e ilegales.

En una segunda parte del taller, los profesores, expertos en la defensa personal, prepararon a las chicas, en un nivel de iniciación, para que puedan abordar con una mente clara algunas de las amenazas y agresiones que se pueden plantear en el día a día de una persona: acoso, violencia doméstica, delincuentes comunes, individuos bajo los efectos del alcohol y las drogas, etc.

La alumnas aprendieron con mucha facilidad, sin necesidad de fuerza física, a defenderse en el suelo, a golpear objetivos anatómicos muy precisos, a utilizar los puntos de presión más fácilmente accesibles y dolorosos de todo el cuerpo, a defenderse de golpes lanzados por uno o varios adversarios a varias distancias, a escapar de los agarres al cuerpo o la ropa, a identificar los distintos tipos de agresores, a adoptar la actitud más apropiada según el tipo de agresor basándose en técnicas y estrategias psicológicas y a controlar el estrés ante una amenaza o agresión real.

Fue una jornada muy interesante e instructiva, donde las asistentes disfrutaron y aprendieron al mismo tiempo, lo importante de la defensa personal.

 

// Mª José Raya